20.4.18 0 comentarios

Lluvia de dinosaurios


Para acabar la semana y tras la salida a escena del trailer final de Jurassic World Fallen Kingdom vamos a hablar de los comienzos de ese reino caído: el “surgimiento de un imperio” podría decirse siguiendo el entramado cinematográfico. Hace unos 245 millones de años (largo ha llovido ya) aparecieron los primeros intrépidos representantes de uno de los grupos de vertebrados de mayor éxito evolutivo que se conocen actualmente, los «lagartos terribles». Sí, volvemos a insistir por si queda ya algún resquicio de dudas: las aves actuales son dinosaurios. Sin embargo, su aparición no fue abrumadora y en los primeros momentos el registro fósil nos da muchas pruebas de ello. Millones de años más tarde, según un reciente trabajo publicado en la revista científica Nature Communications, es cuando parece que el registro fósil nos deja, ahora sí, evidencias empíricas de la rápida diversificación de los «lagartos terribles» por el planeta Tierra. Y ese momento de diversificación repentina surge tras un evento de importante pluviosidad, lo que ha dejado algún titular, que podría denominarse mediáticamente curioso.

Sí, no parece que cayesen del cielo ni que la lluvia fuese de dinosaurios.

El resumen del trabajo es el siguiente:

Dinosaurs diversified in two steps during the Triassic. They originated about 245 Ma, during the recovery from the Permian-Triassic mass extinction, and then remained insignificant until they exploded in diversity and ecological importance during the Late Triassic. Hitherto, this Late Triassic explosion was poorly constrained and poorly dated. Here we provide evidence that it followed the Carnian Pluvial Episode (CPE), dated to 234–232Ma, a time when climates switched from arid to humid and back to arid again. Our evidence comes from a combined analysis of skeletal evidence and footprint occurrences, and especially from the exquisitely dated ichnofaunas of the Italian Dolomites. These provide evidence of tetrapod faunal compositions through the Carnian and Norian, and show that dinosaur footprints appear exactly at the time of the CPE. We argue then that dinosaurs diversified explosively in the mid Carnian, at a time of major climate and floral change and the extinction of key herbivores, which the dinosaurs opportunistically replaced.

-----
Más información:
  • Referencia: Massimo Bernardi, Piero Gianolla, Fabio Massimo Petti, Paolo Mietto & Michael J. Benton (2018): Dinosaur diversification linked with the Carnian Pluvial Episode. Nature Communications 9: 1499. DOI: 10.1038/s41467-018-03996-1.
  • Imagen tomada de Phys.org (Autor: Davide Bonadonna).
19.4.18 0 comentarios

Estimando la paleodiversidad en Eusuchia en el XVI EJIP


Durante el XVI EJIP, celebrado en Zarautz del 11 al 14 de abril, Ane de Celis presentó un trabajo acerca de estimaciones de paleobiodiversidad en cocodrilos modernos (Eusuchia). Este trabajo, realizado junto a Iván Narváez y Francisco Ortega, resultó ganador de un premio concedido por la Fundación Dinópolis, a los cuales agradecemos el mismo.

En el encuentro se presentó una curva de paleobiodiversidad en bruto y a nivel específico para Eusuchia, obtenida tras una revisión exhaustiva de la bibliografía científica publicada hasta este mismo año 2018. Los resultados muestran que el mayor incremento en el número de especies ocurrió en el Mioceno tardío (11.63-5.333 millones de años). Por otro lado, los resultados sugieren que existe una relación entre los cambios de temperatura y la paleobiodiversidad, de modo que cuando aumenta considerablemente la temperatura media global se observa un crecimiento de la paleobiodiversidad.

A continuación se puede leer el resumen del trabajo en inglés:

INTRODUCTION

Eusuchia conforms a crocodyliform lineage, including crown-group Crocodylia, known since the Lower Cretaceous. Nowadays there are only 23 eusuchian species, but their rich fossil record indicates that they were more abundant and widespread in the past. Previous works assess changes in taxonomic diversity in all Pseudosuchia and Mesozoic Crocodyliformes with appropriate novel techniques to avoid bias. The present work makes a first preliminary approach to understand how the taxonomic diversity of Eusuchia changed since their first appearance in the fossil record.

METHODOLOGY

A new dataset comprising the entire timespan of Eusuchia (129Ma to present) was built. This dataset includes all valid eusuchian species described to date and was built using the latest published literature, in order to assess the validity of the taxa, their phylogenetic position, temporal and spatial range. For this purpose those occurrences named as “aff.” or “cf.” were not included, as well as taxa whose membership to Eusuchia needs further review (i.e. Paralligatoridae, Pachycheilosuchus trinquei or Pietraroiasuchus ormezzanoi among others). The data from 207 species was sorted to stage-level time bins (n=31, Barremian to Holocene), whose absolute dates are from the last published International Chronostratigraphic Chart (v.2017/02). Count of the number of species per stage was done following Tennant et al. (2016), obtaining an uncorrected taxonomic diversity estimate.

RESULTS AND DISCUSSION

The preliminary result, an uncorrected taxonomic diversity estimate of Eusuchia, shows great increases in the number of species at the end of the Cretaceous, early Eocene or middle-late Miocene. Those increases happened when the palaeotemperatures raised in events such as the Cretaceous greenhouse, early Eocene Climatic Optimum (EECO) or the mid-Miocene Climatic Optimum (MMCO) respectively. Conversely, at the early Paleocene, middle-late Eocene, Oligocene, early Miocene and Pliocene-Pleistocene, the number of species substantially decreases. For these periods (excluding the early Paleocene) drops in palaeotemperature such as the Long-Term Eocene Cooling (LTEC), Eocene-Oligocene Transition (EOT), Oligocene-Miocene Boundary (OMB) or the middle Miocene Climate Transition (MMCT) have been respectively reported. These results suggest that there is a relationship between the taxonomic diversity of eusuchians and palaeotemperature; question previously addressed by Markwick (1998) for crocodylians, by Mannion et al. (2015) for pseudosuchians, and by Tennant et al. (2016) for crocodyliforms. These authors concluded that palaeotemperature is a major environmental driver for the group. However, to fit the analysis of the relationships between eusuchian diversity and environmental factors such as palaeotemperature, it would be necessary to previously correct this palaeobiodiversity estimate with methods such as shareholder quorum subsampling (SQS) or true richness estimates using a Poisson sampling model (TRiPS) among other methods. This approach will be the next step to take for this work in the future.

CONCLUSIONS

Preliminary results indicate that several increases and decreases of eusuchian taxonomic diversity may be related to changes in palaeotemperatures. Further analyses are needed to assess properly the strength of these results.

-----
Más información:
18.4.18 0 comentarios

¡Al rico placodonto ibérico!


Quizás algunos de vosotros estéis familiarizados con los placodontos, un grupo de reptiles acuáticos del Triásico emparentados con los plesiosaurios, los notosaurios y otros sauropterigios. Estos organismos, divididos en formas con caparazón y formas sin caparazón, tenían adaptaciones tróficas altamente especializadas, alimentándose de crustáceos, moluscos y otras formas de invertebrados con caparazón.

Sin embargo, el registro de placodontos en la península ibérica es poco informativo y no demasiado abundante, estando compuesto principalmente por restos aislados y fragmentarios. En un nuevo trabajo publicado hoy mismo en la revista Historical Biology por miembros del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED y de la Universidad de Zürich, se publican varios restos inéditos de placodontos del Triásico Medio de la localidad de Canales de Molina (Guadalajara). Estos restos fueron encontrados en 1980 y presentados en un congreso en 1983 por Alférez y colaboradores, pero nunca habían sido descritos ni figurados. 

Estos restos incluyen numerosos dientes de placodontos ciamodontoideos y dientes de placoquélidos indeterminados, además de un caparazón parcialmente completo que constituye el ejemplar de placodonto más completo de la península hasta el momento. Este caparazón es atribuido en este trabajo al género Psephosauriscus, un taxón de placodonto ciamodontoideo conocido hasta ahora únicamente en el Triásico Medio de Oriente Próximo. Supone, pues, el primer hallazgo de este genero en Europa y España, así como su primer registro fuera de Oriente Próximo. 

Por último, en este trabajo se ha realizado también una puesta al día del registro ibérico de placodontos, analizando y discutiendo algunas asignaciones previas. Os dejamos con el abstract:

The Iberian fossil record of placodonts, a group of Triassic marine reptiles with specialized crushing trophic adaptations, is mostly based on scarce isolated remains and therefore poorly informative. Abundant placodont remains were found in the 1980’s in Middle Triassic levels (Ladinian, Muschelkalk Facies) of Canales de Molina (Guadalajara Province, Central Spain), but they remained unpublished. This material is described and figured here for the first time. It includes isolated teeth and armor plates, but also the first relatively complete placodont carapace found in the Iberian record. Paleohistological studies performed here on several isolated armor plates of different sizes suggest that all of them could belong to different ontogenetic stages of the same taxon, the carapace probably representing a juvenile individual of a potential new species within the genus Psephosauriscus. This is the first reference of this genus in the European record, being so far known from the Middle Triassic of the Middle East. An update considering all so far published Iberian specimens of Placodontia is performed.

 ------------------------------------

Más información:
13.4.18 1 comentarios

¡Nada libre Algorachelus! De Guadalajara a Oriente Próximo y Norte América: diversidad, tafonomía y patologías de la singular tortuga viajera


Algorachelus es una tortuga pleurodira que habitó en una pequeña localidad de Guadalajara, Algora, hace cerca de 95 millones de años, durante el Cenomaniense. Esta tortuga está representada por numerosos restos. De hecho, el material de Algorachelus de Algora representa la mayor concentración de una tortuga de su familia (Bothremydidae) de toda Europa, permitiendo que la pequeña Algorachelus peregrinus pueda ser vista como la pleurodira mejor caracterizada de este continente.


Un nuevo estudio que acaba de ser publicado, basado el numerosos ejemplares articulados y bien preservados provenientes de Algora. Este trabajo ha permitido la caracterización detallada del caparazón de la tortuga castellano-manchega. Además de la descripción anatómica, la abundante colección de restos ha posibilitado realizar otros acercamientos menos habituales. Por una parte, se ha podido caracterizar la variabilidad de esta especie, teniendo en cuenta numerosos elementos anatómicos. Por otra, se han identificado numerosas patologías, tanto referentes a sus escudos córneos como a los elementos óseos.


La identificación de varios caparazones completos, y de otros caaparazones en diversos estadíos de desarticulación, ha permitido un detallado acercamiento tafonómico. Así, los patrones de desarticulación experimentados por estas carcasas han sido analizados, considerando tanto la totalidad del caparazón, como los espaldares (o caparazón dorsal) y los plastrones (o caparazón ventral) de manera aislada.


Recientemente se había reconocido la presencia de Algorachelus peregrinus en niveles de edad similar a los de Algora pero en Portugal, en la localidad de Nazaré. Sin embargo, el estudio de otras tortugas poco conocidas de la misma edad, que vivieron en otros continentes, ofrece una nueva perspectiva. De esta manera, la forma ibérica Algorachelus peregrinus no es la única identificada, sino que se reconocen otras dos especies: Algorachelus parvus en Oriente Próximo (en Palestina) y Algorachelus tibert en Norte América (en Utah). Algorachelus es una tortuga pleurodira, es decir, un miembro de un grupo originado en el Hemisferio Sur y exclusivo de áreas con temperaturas cálidas, de tipo tropical. Aunque la mayoría de las pleurodiras son de agua dulce, el linaje de Algorachelus se adaptó a la vida en ambientes costeros. Esta adaptación, unida a las temperaturas globales cálidas del Cretácico, permitieron la rápida expansión del área de distribución geográfica de Algorachelus, alcanzando regiones tan separadas como Oriente Próximo, Europa y Norte América.


-----
Más información:
  • Referencia: Pérez-García, A.: New information on the Cenomanian bothremydid turtle Algorachelus based on new, well-preserved material from Spain, Foss. Rec., 21, 119-135, https://doi.org/10.5194/fr-21-119-2018, 2018.
  • Imágenes (de arriba a abajo): 1) Caparazones de Algorachelus peregrinus, completos y parciales, durante la excavación. 2 y 3) Algunos de los caparazones articulados. 4) Selección de ejemplares con patologías. 5) Patrón de desarticulación de los espaldares de Algorachelus peregrinus en el yacimiento de Algora.
11.4.18 0 comentarios

Agárrame esos fantasmas


Retomamos de nuevo el linaje de dinosaurios que incluye a los representantes de las aves actuales para hablar de un pariente de estas últimas como es el bien conocido taxón asiático Confuciusornis. Numerosos estudios y trabajos pueblan la literatura dinosauriana y nos hablan de aspectos tan amplios como sus relaciones de parentesco, su anatomía o sus hábitos voladores, etc. No obstante, un aspecto muy importante en su ciclo vital era y sigue siendo un enigma... Y este aspecto no es otro que sus modos de alimentación. Sin embargo, los resultados obtenidos tras el estudio de una importante muestra de cráneos de Confuciusornis alojados en distintas instituciones europeas aportan algo de luz sobre una hipotética dieta y/o hábito alimenticio en esta interesante forma dinosauriana. Las conclusiones obtenidas son expuestas en un reciente trabajo publicado en la revista científica Journal of Vertebrate Paleontology. La comparación de los cráneos de Confuciusornis con los presentes en aves modernas como los chotacabras o las carracas indican hábitos alimenticios muy semejantes. En concreto se propone que Confuciusornis capturaría al vuelo, como las especies comentadas, pequeños artrópodos cretácicos (coleópteros, libélulas...)

Estas presas base de la alimentación en Confuciusornis son un enigma, pero salvo este ave nadie tiene certeza de que agarrase esos fantasmas

El resumen del trabajo es el siguiente:

Confuciusornis sanctus has been heralded as a bird with an ancestrally diapsid skull, although this does not match its phylogenetic position as determined by other skeletal features. Based on 13 cranial specimens in European collections, we demonstrate that the observed scaffolding in the temporal region is highly derived and comparable to some of 21–23 cases of secondary bridges across the temporal fossa that evolved in modern birds. In Confuciusornis, the temporal fossa is crossed by a secondary temporal bar (absent in Eoconfuciusornis) that is continuous with the braincase but discontinuous with the postorbital process. A small postorbital bone (if present) is covered by this secondary ossification. The postorbital process is continuous with a prominent supraorbital rim and extends to the jugal as in sally-striking birds, including some Podargidae (Podargus), Leptosomidae, Brachypteraciidae, Coraciidae, Bucconidae, and Galbulidae, which tend to have wide gapes, large jaws with deep cranial rostra (and the nasal opening in a caudal position), and require additional attachments of musculus adductor mandibulae externus for fast and powerful snatching of the prey. The best modern analogue for the secondary temporal scaffolding seen in Confuciusornis is provided by Podargus, in which the long postorbital process is propped up by the temporal bar in addition the secondary bridge across the temporal fossa. The cranial evidence identifies Confuciusornis sanctus as a sally-striking predator.

-----
Más información:
  • Referencia: Andrzej Elzanowski, D. Stefan Peters & Gerald Mayr (2018): Cranial morphology of the Early Cretaceous bird Confuciusornis. Journal of Vertebrate Paleontology. DOI: 10.1080/02724634.2018.1439832.
  • Imagen tomada de NewDinosaurs (Autor: Kevin Yan).
4.4.18 0 comentarios

Isisfordia: Death Note


Pues ya estamos en otra entrada de la sección y retomamos de nuevo la temática cocodrilera. No obstante esta vez trataremos aspectos relacionados con los procesos tafonómicos implicados en reconocer, entre muchas más cosas, si un fósil presente en un yacimiento vivía en el mismo lugar en el que nos dejó (autóctono) o la carcasa fue arrastrada hasta ese lugar por corrientes de agua (alóctono). Tener claro este tipo de información es de gran ayuda a la hora de interpretar los ambientes en los que una especie solía pasar sus días y así llegar a conocer un poco mejor aspectos de su biología. Un ejemplo claro de como la tafonomía puede darnos claves de lo anterior se expone en un reciente trabajo publicado en la revista científica Royal Society Open Science. En este trabajo el protagonista es el eusuquio basal Isisfordia duncani hallado en la Formación Winton, en la región de Queensland (Australia). El análisis detallado del número y tipo de huesos fósiles, su grado de desarticulación y descomposición pertenecientes a varios individuos de distinto estadio ontogenético ha permitido determinar que las poblaciones de Isisfordia en este área vivieron muy próximos al lugar en el que murieron: en una región deltaica de aguas salobres hace alrededor de 100 millones de años.

Ummm, como es el registro fósil... ¡Hasta Isisfordia nos deja su Death Note para escribir su historia!

El resumen del trabajo es el siguiente:

Taphonomic analysis of fossil material can benefit from including the results of actualistic decay experiments. This is crucial in determining the autochthony or allochthony of fossils of juvenile and adult Isisfordia duncani, a basal eusuchian from the Lower Cretaceous (upper Albian) distal-fluvial-deltaic lower Winton Formation near Isisford. The taphonomic characteristics of the I. duncani fossils were documented using a combination of traditional taphonomic analysis alongside already published actualistic decay data from juvenile Crocodylus porosus carcasses. We found that the I. duncani holotype, paratypes and referred specimens show little signs of weathering and no signs of abrasion. Disarticulated skeletal elements are often found in close proximity to the rest of the otherwise articulated skeleton. The isolated and disarticulated skeletal elements identified, commonly cranial, maxillary and mandibular elements, are typical of lag deposits. The holotype QM F36211 and paratype QM F34642 were classified as autochthonous, and the remaining I. duncani paratypes and referred specimens are parautochthonous. We propose that I. duncani inhabited upper and lower delta plains near the Eromanga Sea in life. Their carcasses were buried in sediment-laden floodwaters in delta plain overbank and distributary channel deposits. Future studies should refer to I. duncani as a brackish water tolerant species.

-----
Más información:
  • Referencia: Caitlin E. Syme & Steven W. Salisbury (2018): Taphonomy of Isisfordia duncani specimens from the Lower Cretaceous (upper Albian) portion of the Winton Formation, Isisford, central-west Queensland. Royal Society Open Science 5: 171651. DOI: http://dx.doi.org/10.1098/rsos.171651.
  • Imagen tomada de DevianArt (Autor: Vlad Konstantinov).
28.3.18 0 comentarios

Lufengosaurus: 28 días después


Como es de imaginar y gracias al trabajo de los científicos que se dedican a sacar a la luz los aspectos menos conocidos que en su día afectaron a los pobladores del planeta en el pasado, sea cual sea su origen, su edad y su procedencia, cada vez nos acercamos más a conocer todos los detalles de sus vidas. Los distintos trabajos que van apareciendo en las distintas revistas científicas nos revelan información sobre asuntos tan dispares como sus modos de locomoción, alimentación, sus desarrollos ontogenéticos o incluso cómo sucedió el trágico desenlace final de sus vidas. Y esto, como no, también lo vamos conociendo en el mundo de los «lagartos terribles». Además de ser algo similar a forenses de dinosaurios, los paleontólogos dedicados a estudiar y conocer mejor a estos seres pretéritos, de vez en cuando ejercemos como médicos de cabecera o de familia o algo más avanzado y tratamos de dar respuestas o pautas a la pregunta “¿qué me pasa doctor?”. Ejemplo de ello es un estudio publicado recientemente en la revista científica Scientific Reports en el que se expone un caso y un cuadro clínico relacionado con un proceso de infección ósea mediado por bacterias conocido como osteomielitis en el sauropodomorfo jurásico Lufengosaurus. ¿Y la causa de la entrada de estos agentes patógeneos en el hueso de este «lagarto terrible»? Según el estudio publicado, una fallida y no certera mordedura…

… no sabemos el desenlace final de la historia pero me pregunto “¿28 días después de la infección Lufengosaurus se encontraría con una Yunnan desierta?”

El resumen del trabajo es el siguiente:

We report an osseous abnormality on a specimen of the sauropod dinosaur Lufengosaurus huenei from the Fengjiahe Formation in Yuxi Basin, China. A gross pathological defect occurs on the right third rib, which was subjected to micro-computed tomographic imaging as an aid in diagnosis. The analysis of pathological characteristics and the shape of the abnormality is incompatible with impact or healed trauma, such as a common rib fracture, and instead suggests focal penetration of the rib, possibly due to a failed predator attack. The identication of characteristics based on gross morphology and internal micro-morphology presented by the specimen, suggests an abscess with osteomyelitis as the most parsimonious explanation. Osteomyelitis is a severe infection originating in the bone marrow, usually resulting from the introduction of pyogenic (pus-producing) bacteria into the bone. Micro-tomographic imaging of the lesion suggests a degree of healing and bone remodelling following post-traumatic wound infection with evidence of sclerotic bone formation at the site of pathological focus, indicating that L. huenei survived the initial trauma. However, as osteomyelitis can express through widespread systemic effects, including a lowering of immune response and overall condition, this disease may have been a contributing factor to the eventual death of the individual.

-----
Más información:
  • Referencia: Lida Xing, Bruce M. Rothschild, Patrick S. Randolph-Quinney, Yi Wang, Alexander H. Parkinson & Hao Ran (2018): Possible bite-induced abscess and osteomyelitis in Lufengosaurus (Dinosauria: sauropodomorph) from the Lower Jurassic of the Yimen Basin, China. Scientific Reports 8: 5045. DOI: 10.1038/s41598-018-23451-x.
  • Imagen tomada de DevianArt (Autor: Cheung Chung Tat).
21.3.18 0 comentarios

Santa Notosuchia Diet


Tras la fiebre aviana del blog en las últimas entradas, vamos a descender de los cielos para tratar en este nueva Escasa Reflexión de un grupo de crocodiliformes denominados notosuquios. Sí, esta vez pasamos de los únicos descendientes conocidos de los «lagartos terribles», las aves, a comentar un poco sobre formas crocodilianas. Comencemos. ¿Qué es un notosuquio? Cómo se podría decir… los notosuquios son unos pequeños reptiles que aparecieron en el Jurásico Medio y que se caracterizan por presentar cuerpos esbeltos en los que las extremidades se encuentran levantadas a diferencia de los cocodrilos actuales. Sin embargo, la característica más destacada de estos animales se puede observar en los cráneos. Con cráneos cortos y altos, los notosuquios han desarrollado un gran número de adaptaciones tróficas, relacionadas con la presencia de una dentición heterodonta. De este modo, el rango de dietas que se conocen para los integrantes del grupo va desde formas carnívoras, herbívoras hasta durófagas sin pasar por alto otros representantes con dieta omnívora. Y sobre los aspectos tróficos derivados de la descripción de material craneal desconocido de Morrinhosuchus luziae, un notosuquio de la cuenca de Bauru en Brasil, se centran parte de los resultados publicados en un artículo de la revista científica Cretaceous Research. En este nuevo estudio se concluye que este notosuquio se correspondería con un depredador generalista que en determinados momentos no pasaría por alto prácticamente nada que fuese comestible... en tiempos cretácicos claro.

Sobre la cantidad no podemos asegurar nada pero sobre la variedad sí… Santa Notosuchia Diet.

El resumen del trabajo es el siguiente:

Although the type material of Morrinhosuchus luziae (Crocodyliformes, Notosuchia) permitted the diagnosis of a new genus and species, its fragmentary nature prevented a detailed analysis of its cranial anatomy. In this study, we analyzed two new specimens of Morrinhosuchus luziae recovered from the Adamantina Formation (Upper Cretaceous) from Cândido Rodrigues and Monte Alto cities (state of São Paulo, Brazil), in the southeastern portion of the Bauru Basin. One specimen, MPMA 12-0050/07, consists of nearly complete skull and mandible which reveals new data and characters of its cranial morphology. Another, less complete specimen, MPMA 04-0019/15, consists of a rostrum with a partially preserved dentition that include a cingulate tooth crown. The analysis of Morrinhosuchus luziae's anatomy reinforces its phylogenetic position among the advanced notosuchian, allowing the inference of paleoautoecological proposals, and expanding the taxonomic knowledge of the elusive South American notosuchian.

-----
Más información:
  • Referencia: Fabiano Vidoi Iori, Thiago da Silva Marinho, Ismar de Souza Carvalho & Luiz Augusto dos Santos Frare (2018): Cranial morphology of Morrinhosuchus luziae (Crocodyliformes, Notosuchia) from the Upper Cretaceous of the Bauru Basin, Brazil. Cretaceous Research 86: 41-52. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cretres.2018.02.010
  • Imagen tomada de la publicación (Autor: Raul Tabajara/Deverson da Silva).

16.3.18 0 comentarios

Incubar: el problema final


Seguimos en semana de noticias sobre dinosaurios que alzaron el vuelo y lo diversificaron hasta llegar al día de hoy. No obstante, en esta nueva entrada nos centraremos en una cuestión que fue, sin ninguna duda, muy importante para el devenir de las primeras aves que empezaron a poblar los distintos ecosistemas del planeta durante el Mesozoico. Este aspecto no es otro que el reproductivo y, más concretamente, ese momento tan importante del desarrollo de los futuros pollos que es la incubación. El proceso de incubación relacionado con el mantenimiento de una temperatura constante que facilite el desarrollo del embrión en el interior del huevo es conocido, como es de esperar, en los representantes actuales de las primeras aves en aparecer pero no se tiene evidencia directa en estas últimas. Los resultados obtenidos en una investigación que ha sido publicada recientemente en la revista científica Journal of Evolutionary Biology a partir del análisis de la morfología de la pelvis de varias de estas primeras aves mesozoicas parecen indicar que muchas de ellas tenían un problema que solventar. Y este inconveniente era el siguiente: algunas de estas primeras aves presentaban masas corporales que excedían la carga máxima que podían soportar los huevos, por lo que el proceso de incubación directa sería trágico para la puesta.

Una mágica estampa cretácica, aves de un lado para otro surcando los cielos. De repente otra fotografía: una pareja de jóvenes aves que presentan miradas de desconcierto frente a su reciente puesta parecen pensar incubar: el problema final.

El resumen del trabajo es el siguiente:

Numerous new fossils have driven an interest in reproduction of early birds but direct evidence remains elusive. No Mesozoic avian eggs can be unambiguously assigned to a species, which hampers our understanding of the evolution of contact incubation, which is a defining feature of extant birds. Compared to living species eggs of Mesozoic birds are relatively small, but whether the eggs of Mesozoic birds could actually have borne the weight of a breeding adult has not yet been investigated. We estimated maximal egg breadth for a range of Mesozoic avian taxa from the width of the pelvic canal defined by the pubic symphysis. Known elongation ratios of Mesozoic bird eggs allowed us to predict egg mass and hence the load mass an egg could endure before cracking. These values were compared to the predicted body masses of the adult birds based on skeletal remains. Based on 21 fossil species, we show that for non-ornithothoracine birds body mass was 130% of the load mass of the eggs. For Enantiornithes body mass and egg load mass were comparable to extant birds, but some early Cretaceous ornithuromorphs were 110% heavier than their eggs could support. Our indirect approach provides the best evidence yet that early birds could not have sat on their eggs without running the risk of causing damage. We suggest that contact incubation evolved comparatively late in birds.

-----
Más información:
  • Referencia: Denis C. Deeming & Gerald Mayr (2018): Pelvis morphology suggests that early Mesozoic birds were too heavy to contact incubate their eggs. Journal of Evolutionary Biology. DOI: 10.1111/jeb.13256.
  • Imagen tomada de Discover Magazine (Autor: Stephanie Abramowicz).
9.3.18 0 comentarios

Un día perfecto para volar


Uno de los anhelos del ser humano a lo largo de los tiempos ha sido cómo poder volar. Desde las máquinas de Leonardo a los propulsores de vuelo de Ironman muchos han sido los intentos tanto en la vida real como en la ficción (cine, literatura, comics,…) por parte del intelecto ‘sapiens’. Y en toda esta trayectoria los espejos en los cuales mirarse no han sido otros que esos pequeños dinosaurios que alzaron el vuelo en un momento dado de su historia evolutiva: las aves. Y estas aves ya presentaban estrategias para mejorar la eficiencia de su vuelo en una fase muy temprana de su historia evolutiva, al menos hace unos 126 millones de años. Esto es lo que indica un reciente estudio publicado en la revista científica Palaeontology sobre el modo de vuelo de dos pequeñas aves del yacimiento conquense de Las Hoyas. Estas dos aves mesozoicas sobre las que se centra el estudio son Concornis lacustris y Eoalulavis hoyasi y los resultados obtenidos señalan que ambas pudieron desarrollar estrategias de vuelo típicas de muchas especies modernas como es el desarrollo de un vuelo ondulado ‘a saltos’. Este tipo de vuelo les permitiría, por ejemplo, aumentar la velocidad de vuelo o volar largas distancias antes de hacer alguna parada para recobrar energía.

El humedal de Las Hoyas un día como hoy de hace unos 126 millones de años, Concornis, Eoalulavis y por qué no Iberomesdornis: un día perfecto para volar

El resumen del trabajo es el siguiente:

Intermittent flight through flap-gliding (alternating flapping phases and gliding phases with spread wings) or bounding (flapping and ballistic phases with wings folded against the body) are strategies to optimize aerial efficiency which are commonly used among small birds today. The broad morphological disparity of Mesozoic birds suggests that a range of aerial strategies could have evolved early in avian evolution. Based on biomechanics and aerodynamic theory, this study reconstructs the flight modes of two small enantiornithines from the Lower Cretaceous fossil site of Las Hoyas (Spain): Concornis lacustris and Eoalulavis hoyasi. Our results show that the short length of their wings in relation to their body masses were suitable for flying through strict flapping and intermittent bounds, but not through facultative glides. Aerodynamic models indicate that the power margins of these birds were sufficient to sustain bounding flight. Our results thus suggest that Clacustris and Ehoyasi would have increased aerial efficiency through bounding flight, just as many small passerines and woodpeckers do today. Intermittent bounding appears to have evolved early in the evolutionary history of birds, at least 126 million years ago.

-----
Más información:
  • Referencia: Francisco J. Serrano, Luis M. Chiappe, Paul Palmqvist, Borja Figueirido, Jesús Marugán-Lobón & José L. Sanz (2018): Flight reconstruction of two European enantiornithines (Aves, Pygostylia) and the achievement of bounding flight in Early Cretaceous birds. Palaeontology. DOI: 10.1111/pala.12351.
  • Imagen tomada de DeviantArt (Autor: Eloy Manzanero).